Reformas a la ley de arrendamientos urbanos (ley de inquilinato)

Fuente: crhoy.com

La recién aprobada reforma en la Ley de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos fue recibida por representantes del sector inmobiliario con buenos ojos, pues consideran que llega a ordenar y aclarar temas que antes estaban en una nebulosa. La modificación establece que los incrementos anuales en los alquileres o arrendamientos deberán ser iguales o menores a la inflación acumulada durante el año previo, siempre que no rebase el 12%. Si así sucediera, entonces el porcentaje será definido por el Banco Hipotecario de la Vivienda.

De esta manera se elimina el ajuste automático de un 15% anual que había sido aplicado por dueños de inmuebles desde 1995. "Consideramos que estas modificaciones al artículo 67, se ajustan a las realidades económicas que vive el país. Actualmente estamos viviendo ajustes en el tipo de cambio, devaluación bastante controlada, precios de combustibles a la baja, tasas de interés en cifras históricas bajas, por lo tanto, es justo que los aumentos en los alquileres sean más acordes a esta realidad", manifestó Rudolf Sauter, presidente de la Cámara de Propietarios de Bienes Inmuebles (Caprobi).

El empresario comentó que en el momento de redactar la Ley General de Arrendamiento Urbanos y Suburbanos los niveles de inflación rondaban el 15% y por eso se definió así el parámetro en la ley, que posteriormente golpeó el bolsillo de muchos inquilinos. "Caprobi considera que posiblemente una gran mayoría de propietarios de viviendas, por falta de claridad en la redacción del artículo 67, acostumbraban por desconocimiento o abuso, efectuar aumentos del 15% anual en los contratos. Esta nueva redacción corrige atinadamente la interpretación, buscando el equilibrio necesario entre las prestaciones del arrendador y el arrendatario", indicó Sauter.

Más tranquilidad para inquilinos

La reforma a la Ley de arrendamientos trae un respiro a muchos inquilinos cuyos salarios indexados a la inflación se han ajustado en los últimos años en proporciones menores a los aumentos de su alquiler. José Miguel Porras, presidente de la Cámara de Corredores de Bienes Raíces, opina que el cambio es apropiado en momentos en que no se justifican incrementos del 15%. "La actividad no sufrirá cambios; los alquileres se manejan por oferta y demanda. En algunas zonas se manejan en dólares, que prácticamente no ha cambiado, entonces no creemos que haya grandes cambios. Más bien ayuda a frenar abusos de algunos dueños que cobran un 15% de aumento anual", manifestó.

También es bien recibido por el gremio de la Construcción, que prevé un cambio a favor de quienes recurren al alquiler de vivienda, pese a no ser un tema que los afecte directamente. "Hemos insistido en reiteradas ocasiones en la importancia de que las leyes nacionales favorezcan a esta acceso, que las cargas tributarias no afecten hacia la alza los precios de la vivienda y, que el techo digno sea una realidad para todos. Esto además de ser un signo de apoyo a los ciudadanos, claramente es una señal positiva también para la industria, pues la demanda de viviendas y de obras de infraestructura será mayor", explicó Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción.

La ley aprobada ahora espera sanción del Poder Ejecutivo y el trámite de publicación en el diario oficial La Gaceta.